Marketing de contenidos. Atraer publicando artículos

Ya no podemos ignorar las nuevas formas de vender, ya que los usuarios suelen descubrir muy rápido las nuevas formas de comprar. El usuario de ahora es menos impulsivo, mas maduro, mas informado. Y se informa antes de comprar. Lee las reseñas y las respuestas a las reseñas (sobre todo si dichas reseñas son negativas). Por lo tanto, hay que estar donde el usuario suele leer.
El marketing de contenidos tiene muchas formas y una de ellas es, sin lugar a dudas, el uso del blog integrado al sitio web para publicar contenidos de interés. En este caso, el blog se define como continente.

Formar, informar y entretener…antes de vender
Curiosamente, la metas de los artículos se parecen mucho a las de la televisión. No extraña que pasemos tanto tiempo viendo la tele, aunque nos inunden con spots publicitarios. Pero formar, informar y entretener, ya no son el monopolio de la televisión. El smartphone, la tablet y el PC ya proponen lo mismo y hay que aprovecharlo.

Anunciar(se) de manera sutil pero eficaz.
Al contrario de la televisión, colocar un producto dentro de un espacio informativo sin que el usuario pierda interés por el artículo es todo un arte. Arte que el periodismo conoce pero que a la vez ignora, ya que se sigue pensando en el periodismo de forma tradicional, cuando el mercado esta pidiendo a gritos servicios de periodismo enfocados al marketing de contenidos. Se puede vender un producto financiero como una hipoteca, publicando un artículo sobre hipotecas y presentando nuestra empresa como experta en el asunto.

No todo es vender
Rectifico: no todo es vender enseguida, sino también conseguir futuros clientes. Los futuros clientes se suelen llamar usuarios. Eso. El usuario es un cliente en potencia. Y a veces (muchas veces), hay que fidelizarlo ANTES de que compre. Y eso significa despertar su interés y sus emociones. Nadie leerá un artículo hasta el final si no despierta las emociones que nos permitan interesarnos por un producto/servicio y su entorno. Todos queremos sentirnos mas inteligentes, mas informados y sobre todo, emocionalmente mas positivos. Un artículo puede transformar nuestra curiosidad en necesidad de comprar o contratar.

Proceso de publicación desde un blog integrado
Se trata de que el blog del sitio web donde se vende o se contrata, sirva para informar a los usuarios de plataformas como Facebook.
El proceso es sencillo: escribir, publicar, compartir en Facebook, elegir un publico, y comercializar la publicación. Luego medir las interacciones (clics en el enlace, los «me gusta» y las veces que, de manera voluntaria, un usuario comparte la publicación).

Promover las interacciones
Un usuario no se convertirá enseguida en comprador. O tal vez si, si dicho artículo responde a una necesidad de aclaración imprescindible para que compre o contrate. Pero basta con que interactúe, que deje una señal de su interés en nosotros. En el futuro, podrá ser cliente, sea de un producto actual o de un producto que desarrollemos por él y por todos esos que en silencio nos dicen que están y que nos leen.

Guardar el contacto con los usuarios que hayan interactuado
En ese caso, me refiero a los que dieron a «me gusta». Facebook nos da la posibilidad de invitarlos a seguirnos. Nos interesa ya que como lo dije antes, el futuro cliente suele ser un usuario…

Optimizar el flujo de información
En situaciones de inundación, es muy difícil encontrar agua potable. Demasiada información hace que el usuario se pierda y no se dé cuenta de lo que es importante para…nosotros. Hablo de descubrir nuestro universo comercial: nuestros productos, nuestros servicios, nuestra cultura empresarial y nuestra web.

Cuidado con los rebotes
No se puede mejorar lo que no se puede medir. Y uno de los valores que solemos medir es el la tasa de rebote. Un rebote de 100% significa que el usuario ha entrado y se ha ido sin ni siquiera visitar otras páginas. Un rebote alto perjudica nuestro posicionamiento porque dice a Google que en nuestro sitio web, no hay nada que ver. Por eso, es importante que lo que publiquemos invite a que el usuario haga más que pinchar en el artículo. Y de eso se trata. Nadie invita a alguien a su casa para que se quede en la entrada. Es curioso, «entrada» es sinónimo de publicación en el argot de Internet…

Jean-Marc Alma-Charlery
Consultor de empresas
AbsoluConsulting.de

 

deje su comentario