La ley obligará a informar del sueldo antes de la entrevista de trabajo

La Comisión Europea ha presentado hace poco una propuesta sobre transparencia retributiva para garantizar que los trabajadores europeos reciban la misma retribución por el mismo trabajo. Se trata de una de las prioridades políticas de la presidenta Von der Leyen. Se fijarán medidas de transparencia retributiva, como la necesidad de informar de antemano a quien postule a un puesto de trabajo sobre cuál va a ser su salario. También será una obligación de parte de las grandes empresas de informar sobre la brecha retributiva de género.

Los empleadores tampoco podrán solicitar a quien se presente a un proceso de selección su historial salarial, y tendrán que proporcionar información retributiva anonimizada cuando así lo soliciten los empleados. El sueldo se vinculará con las competencias. Así se dejará de vender el «te explotaré un poco menos» empaquetado en una preciosa caja regalo de «te daré mejores condiciones»

Se acabaron las leyendas absurdas, promotoras de abusos de posición de parte de los entrevistadores.
¿Cuántas veces tuve que contenerme cuando leía aquel decálogo de cosas que no que se podían preguntar en una entrevista? Hablo de aquellos 10 mandamientos hechos a medida de los que querían seguir teniendo impunidad en la discriminación y en el abuso.

¿Cuántas veces he tenido que contenerme para no preguntar al gurú de turno (de esos que escriben solo para llenar internet de «un poco mas de lo mismo»):»¿te parece normal que sea así?¿te parece normal que alguien tenga que ir a ciegas a una entrevista sin saber si le va a compensar, o sin saber si le (o mas bien la) discriminará? ¿Te parece normal que pierda tiempo teniendo en cuenta ofertas, cuya variable mas relevante (seamos sinceros) queda oculta hasta el final?

¿A quién le interesa que no se pueda elegir de antemano si quiere perder su tiempo, sufriendo el ojo critico, para no decir morboso de algún entrevistador que, cual mirón, intenta saber mas de lo que le tus propios padres en realidad saben de ti, y luego transmitirlo a alguien, que en el 99% de los casos no encontrarás jamás en tu vida?

Lo que no me parece normal, es que alguien firme un artículo en el que da consejos que van en contra de los derechos de los que buscan trabajo en vez de esta información sin justamente denunciar el carácter anti social, injusto y sobre todo perverso de la situación?

Se acabó el chollo de los que crean sus propias reglas para seguir impunes. Pero sobre todo, se acabó sentirse culpable de tener un derecho: el de ser informado de antemano de algo que nos afecta o que nos podría afectar en nuestro día a día: saber de cuanto dinero dispondríamos para vivir. Peor todavía: en muchos casos para sobrevivir.

Claro, quedan aquellas preguntas absurdas de entrevistadores pseudo-inteligentes que siguen sin entender que nuestro interés por aquel trabajo reside muchas veces en unas ganas de no morirnos de hambre y otras veces por largarnos de aquel trabajo que nos amarga la vida. Pero esto es otro tema…

Por fin, se empieza a reconocer unos derechos que existen en si, pero que se callan por la posición frágil de los que buscan un empleo: el derecho a tener toda la información antes de decidir y sobre todo el derecho a no sentirse culpable de preguntar. Derecho cuyo uso muchas veces se castiga por un rechazo con la excusa barata de no encajar en las variables (rancias y antiguas) con las que profesionales de RRHH suelen trabajar.

Pero de manera general, es importante centrarnos sobre el objetivo primero de esta futura ley: Hacer que a partir de noviembre de cada año (y a veces antes), las mujeres dejen de trabajar gratis* para la empresa en la que desempeñan el mismo trabajo que sus compañeros varones.

(*)El periodo entre principios de noviembre hasta finales de año corresponde al 17% de lo que queda de año, y curiosamente también a la diferencia de retribución entre un hombre y una mujer en muchos de los sectores.

 

deje su comentario